Los directivos de Rosatom y el OEA se reúnen en Pekín para hablar de la central nuclear de Zaporiyia

El director general de Rosatom, Alexei Likhachev, junto al director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Mariano Grossi, en Pekín, el 24 de mayo. Rosatom.

Los directivos de Rosatom, la agencia estatal rusa de energía atómica, y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) se reunieron en Pekín y debatieron «cuestiones relacionadas con el trabajo de la OIEA» en la central nuclear de Zaporiyia, según comunicado de Rosatom .

Según el comunicado, la reunión tuvo lugar en Beijing, ya que el director general de Rosatom, Alexei Likhachev, partió de la delegación que acompañaba al primer ministro ruso, Mikhail Mishustin, en su viaje a la capital china.

Un poco de contexto: a principios de esta semana, Rafael Grossi, jefe de la OIEA, dijo que la zona central de Zaporiyia era «extremadamente vulnerable» tras la pérdida de energía externa. La planta está ocupada por fuerzas rusas desde marzo de 2022.

«El #ZNPP de #Ucrania es un mañana perdido toda la electricidad externa por séptima vez durante el conflicto, obligándola a depende de generadores diesel de emergencia para obtención de energía; situación de seguridad Nuclear en la planta extremadamente vulnerable. Debemos ponernos de acuerdo para proteger la planta ahora; esta situación no puede continuar», dijo Grossi en un tuit este lunes.

La empresa energética ucraniana Ukrenergo anunció en un comunicado a fines de este mes que fue restablecida por el suministro eléctrico.

Según Ukrenergo, la planta había quedado aislada de la red después de que la línea de alta tensión que la abastece fuer una de las dañadas por un ataque ruso contre la región de Dnipro, al norte de Zaporiyia, a primeras horas de la mañana.

A principios de este mes, Moscú ordenó la evacuación de los residentes de las zonas ocupadas por Rusia cercanas a la central nuclear, donde planteó a los organismos de control nuclear de las Naciones Unidas plantar problemas de seguridad y decribir la situación como «cada vez más impredecible».