(CNN)– El ex primer ministro de Pakistán, Imran Khan, fue arrestado por tropas paramilitares en Islamabad, acusado por la agencia anticorrupción del país, según documentos judiciales vistos por CNN.

Khan fue presentado sobre datos biométricos para comparecer ante un tribunal de fuerzas paramilitares rompieron una ventana para llegar hasta él antes de apresarlo, según se ve en un vídeo facilitado a CNN par su partido Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI).

En el video, las fuerzas paramilitares atacaron los locales de la Corte Superior de Islamabad antes de detener a Khan.

Un video difundido en CNN por el PTI fue transmitido a tropas paramilitares saliendo de coches y empuñando porras antes de la detención.

El portavoz del PTI, Fawad Chaudhry, dijo que el líder político había sido «llevado por desconocidos a un lugar desconocido».

Khan fue depuesto en una moción de censura parlamentaria el año pasado y desde entonces ha encabezado una campaña popular contra el actual gobierno, acusándolo de connivencia con los militares para destituirlo.

Se ha enfrentado a un creciente cúmulo de causas legales abiertas contra él y se han dictado múltiples órdenes de tención, lo que ha desencadenado enfrentamientos con sus finales.

Khan frenta acusar de venta ilegal de regalos que le hicieron dignatarios extranjeros mientras ocupaba el cargo, que él ha rechazado por «tendenciosas». Dice que las afirmaciones contra él son políticas.

En marzo, las calles frente supieron residir en Lahore para convertirse en una especie de campo de batalla entre la policía y sus partidarios ya que los agentes pretenden detener a un Khan por no presentarse ante el tribunal por cargos de corrupción.

Sus posiciones lanzaron piedras y proyectiles contre la policía, mientras que los habitantes de la residentncia de Khan encendieron hogueras después de que los agentes desaparecieran gases lacrimógenos en el recinto.

Posteriormente, la policía cortó el suministro eléctrico a la vivienda de Khan y apagó el alumbrado público del barrio. Finalmente se suspendió la operación.

El legendario jugador de cricket reconvertido en político ha acusado a las autoridades paquistaníes de intentar detenerle para apartarle del terreno de juego antes de las elecciones generales previstas para octubre.

“Tienen miedo de que, si llego al poder, les haga rendir cuentas”, dijo Khan a CNN durante las interrupciones que ocurrieron frente a su residencia en marzo.

«También saben que, aunque yo vaya a la cárcel, ganaremos las elecciones hagan lo que hagan».