HUMOR - muygraciosos.com

Policías





En cierta ocasión estaba un policía en su motocicleta, listo para corretear a cualquiera que quisiera violar los límites de velocidad. En ese instante pasa una mancha roja a toda velocidad, el agente de seguridad se prepara para ejecutar la persecución, acelera la motocicleta y está por alcanzar el vehículo, cuando éste entra a un callejón sin salida, y se estrella con una pared.
El policía se baja de su moto y se dispone a hacer la inspección. A ver, no tiene placas de identificación, ni siquiera parabrisas, ni vidrios, no tiene bolsas de aire, y no logro ubicar el volante de dirección, bueno muchacho y tú, ¿De dónde sacaste este vehículo?
El muchacho adolorido le responde:
¡De, de, de la montaña rusa!




Eso, era uno que iba con su Ferrari a 260 km/h y la civil le hace el alto. El guardia civil le dice:
¿La documentación?
El conductor le responde:
No tengo.
¿Los papeles del coche?
El coche es robado.
¿Me deja ver su guantera?
No, tengo una pistola.
¿A ver su maletero por favor?
Llevo tres muertos.
El civil no sabe qué hacer, y llama al general.
Llega el general al sitio del suceso y habla con el conductor, y le dice: ¿La documentación?
Sí, tenga.
¿Los papeles del coche?
Tenga, son estos.
¿Me deja ver su guantera?
Sí, mire, tengo las luces...
¿Puede abrir su maletero?
Mire, tengo los triángulos y todo lo obligatorio.
El general dijo:
Pero si los guardias me han dicho que no tenías documentación, que no tenías los papeles, que llevabas una pistola, y que llevabas tres muertos en el maletero.
Y el conductor le dice:
¿Y también te dirán que iba a 260 Km/h?




Un policía que va persiguiendo a un ladrón, lo pierde en una esquina y le pregunta a un hombre:
¿Vio a alguien doblar esta esquina?
No, cuando yo vine ya estaba doblada.











La Policía detiene a un presunto ladrón, para hacerlo declarar lo cuelga de los pies y le introduce la cabeza por varios segundos en una pileta con agua, inquiriéndole:
¿Dónde está el dinero? ¿Dime dónde está el dinero?
Y así repiten esta acción varias veces, hasta que el detenido les dice a gritos:
¡Busquen a otro buzo porque yo, no lo encuentro!




En una ciudad pequeña, un agente de tráfico detuvo a un joven conductor que iba a gran velocidad por la calle principal. El joven empezó a protestar:
Señor agente, déjeme que le explique.
¡Silencio! Lo retendré hasta que regrese mi jefe.
El muchacho insistía:
Pero señor oficial, escúcheme, tengo prisa.
El agente replicó:
¡Cállese! ¡Ahora mismo, a la cárcel!
varias horas después, el guardia fue a ver al detenido y le dijo: Ha tenido usted suerte, el jefe asiste a la boda de su hija, cuando regrese estará de buen humor y seguro que le perdona.
No esté tan seguro, replicó el joven, ¡Yo soy el novio!







Más chistes de Policías Página principal
© Copyright 2000/2002 Roberto Pascobepop.com.ar
Diseño basado en TEMPLATED