Chistes





Tacaños



Había una vez un hombre tan, pero tan tacaño, que un día fue a un bar a tomarse un trago, el muchacho del bar le sirvió el trago y de repente aparece una mosca. El hombre muy preocupado porque la mosca podía caer a su vaso, da unos manotazos, y justo le pega a la pobre mosca la que cae en el vaso, entonces, el hombre la toma de sus dos alitas y le dice: ¡Escupe lo que tragaste, escupe lo que tragaste!




Había un señor tan tacaño que veía la misa por televisión, y cuando venían las limosnas cambiaba el canal.




Había una vez un tipo tan tacaño, pero tan tacaño, que un día iba con su novia paseando y pasa por frente de un restaurante, y su novia dice: ¡Mummmmm que rico olor!
Y el novio le dice:
¿Quieres pasar de nuevo?




Había una vez un tipo tan tacaño, que estaba soñando que se estaba tomando un café y se despertó para no pagarlo.




Era un papá tacaño, cada cinco de enero tiraba tres tiros hacia arriba. Cuando los hijos le preguntaban.
Papá, ¿Y qué fue eso?
Le respondía:
Los tres reyes magos que se suicidaron.




Este era un hombre tan tacaño, tan tacaño, que soñó que se tomaba un café en un restaurante y se despertó para no pagarlo.






Más chistes de Tacaños Página principal