Chistes





Profesores



El profesor le está tomando un examen de teología a una piba, en una universidad católica.
Dígame Señorita, ¿Cuál fue el primer hombre?
Mire profesor pregúnteme lo que quiera, pero nada de meterse en mi vida privada.




Una maestra estaba pasando lista y dice:
¿Juan Hernández?
Presente.
¿Pedro Figueroa?
Presente.
¿Anita González?
Presente.
¿Orlando Trigo?
Me pica el ombligo.
Vuelve al otro día pasa lista y dice:
¿Orlando Trigo?
Me pica el ombligo.
Entonces, la maestra dice voy a tener que hacer algo porque este muchacho me está ridiculizando. Vuelve al otro día, pasa lista y dice:
¿Trigo Orlando?
Me sigue picando.




En la escuela, el maestro le pregunta a un alumno:
A ver, tú, ¿hiciste la tarea que dejé ayer?
No profesor.
Todos ustedes son unos flojos, ¿cómo es posible que yo sea el único que trabaje?
En eso el niño responde:
Sí, profesor. Pero tome en cuenta que usted es el único que recibe el sueldo.




Llega la profesora y le dice a sus alumnos:
La tarea para mañana es traer de una forma creativa, la representación de un país.
Al otro día llega Juanito con su representación, y comienza a colocar sobre la mesa una montaña de videos.
La profesora le pregunta:
Juanito, ¿qué significa eso?
Él dice:
Pues profesora, eso significa Montevideo.




Un profesor de primer año de Medicina está dando a sus alumnos la primera lección sobre autopsias en la morgue y les dice:
*Para hacer una autopsia, hay dos elementos básicos: el primero, no tener ninguna repugnancia.*
En ese momento, el profesor introduce un dedo en el ano del muerto y luego lo chupa. A continuación pide a los estudiantes que hagan lo mismo y luego de un rato de silencio temeroso, éstos comienzan a obedecer.
Cuando ya todos los alumnos han terminado de chuparse con asco el dedo, el profesor prosigue:
*El segundo elemento fundamental, es un sentido muy agudo de observación: yo
metí mi dedo anular, pero me chupé el índice.*




El profesor estaba en su clase de Química y pregunta:
Si introduzco este reloj en esta sustancia, ¿Creen ustedes que se disolvería?
Un alumno contestó:
No.
¡Muy bien! ¿Por qué?
Porque si se disolviera, usted no lo metería.






Más chistes de Profesores Página principal