Chistes





Había una vez...



Un atlante le dice al otro:
¿Vamos a jugar al polo?
¿Y para qué tan lejos?




Había una vez un chico tan tonto, pero tan tonto, que un día se quedó encerrado en un supermercado y se murió de hambre.




Había una mujer tan, tan gorda, que para darle el abrazo de año nuevo tenían que empezar desde septiembre.




Era un hombre, tan feo, tan feo, que lo contrataron para quitar el hipo.



Había una vez un hombre tan flaco, pero tan flaco, que limpiaba mangueras por dentro.
Había una vez una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se ponía tacones sacaba petróleo.
Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se caía de la cama, se caía de los dos lados.
Había un hombre tan feo, pero tan feo, que cuando picaba cebolla hacía llorar a la cebolla.
Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la balanza decía: Continuará...




Era un hombre tan pequeño que se subió encima de una canica y dijo: ¡El mundo es mío!






Más chistes de Había una vez... Página principal