Chistes





Exageraciones



Era una mujer tan pero tan bajita, que fue al hospital y no la dieron de alta.




Un codicioso estaba hablando con Dios y le pregunta:
- Dios, ¿Cuánto es para ti mil años?
Y Dios le contesta:
- Un segundo.
- ¿Y un millón de pesos?.
Y Dios le contesta:
- Un centavo.
Entonces el codicioso le dice: ¿Me das un un centavo?.
A lo que Dios le contesta:
- Espérate un segundo.




Llegan unos extraterrestres a la casa de un gangoso y le tocan la puerta, entonces le dicen:
Somos los marcianos y venimos de Marte.
A lo que el gangoso pregunta:
¿De marte de quién?




Era tan honrado, que cuando encontró un trabajo, lo devolvió.




Era una señora tan fea, pero tan fea, que cuando fue a un concurso de feos le dijeron:
"Lo sentimos, no aceptamos profesionales"




Era una señora tan gorda, tan gorda, tan gorda, que se hizo un vestido de flores y se acabó la primavera.






Más chistes de Exageraciones Página principal