Chistes





Era una vez



Una vez Nadie, Ninguno y Tonto, fueron a buscar agua a un pozo, Ninguno se cayó al pozo, Nadie se quedó a ayudarlo, y Tonto fue a ver al oficial y le dijo:
Mire, es que Ninguno se cayó y Nadie se quedó a ayudar. Entonces, el oficial le dijo:
¿Es usted, tonto o qué?
Y tonto le dice:
Sí oficial, ¿cómo adivinó?




Era un tipo tan largo, pero tan largo, que si se tropieza el Lunes se cae el Domingo.




Era una vez un niño tan feo, tan feo, que cuando nació el que lloró fue el doctor, y cuando se iba a dormir la mamá le decía:
Papito si viene el cuco, cuidadito con ir a asustarlo.




Era una vez un niño tan, pero tan feo, que cuando picaba cebolla, la cebolla era la que lloraba.
Pero tan, pero tan feo, que cuando chupaba un limón, el limón era el que hacía la cara.




Era una tía tan fea, tan fea, tan fea, que su marido se la llevaba al trabajo para no tener que darle un beso de despedida.




Era una vez un niño tan, pero tan fanático de los video juegos, que cuando se murió le pusieron en la tumba game over.






Más chistes de Era una vez Página principal