Chistes





Comidas



Iba una empanada manejando a toda velocidad cuando de repente choca y de inmediato llega la ambulancia diciéndo:
¡Está mal, está mal!
A lo que la empanada contesta:
¡No soy tamal, soy empanada!




La sandía:
Llega un tipo donde un vendedor que vende frutas en una carretilla y le dice:
Yo quiero comprar una sandía, pero quiero que esté colorada por dentro. Lo siento, pero yo no puedo partir una sandía para ver si está colorada por dentro, le aseguro que está colorada por dentro.
El hombre le insiste en que le partiera la sandía y el vendedor que no. En ese momento un camión choca contra la carretilla y la sandía que el vendedor le ofrecía al tipo se partió y estaba blanca por dentro. El tipo le dice:
Viste, lo que te dije que esta sandía no era colorada, mírala como está blanca por dentro.
¡No jodas! ¿Y qué querías con el tremendo susto que acaba de pasar?



¿Qué le dijo la cebolla a la cocinera?
Tan hipócrita que después que me partes lloras.




Hay un montón de manzanas en un árbol y de repente una se cae. Todas las de arriba empiezan a reírse y a burlarse de la que se ha caído y ésta responde:
No os riáis, ¡Inmaduras!




¡Mamá en la escuela me llaman guardia civil!
¿Por qué hijo?
Sshhhhhhh aquí las preguntas las hago yo.




Si caminar fuese saludable, el cartero sería inmortal.
La ballena nada el día entero, sólo come pescado, bebe solamente agua y... ¡es gorda!
El conejo corre y salta. Pero vive sólo 5 años.
La tortuga no corre, no nada, no salta, llega última, no se apura y... vive 450 años.
Conclusión:
¡No más ejercicio ni dietas!






Más chistes de Comidas Página principal